miércoles, 13 de diciembre de 2017

Tozal del Cebollar y Sierra Casa

7 de Octubre de 2017
El segundo día del 2017, Belén y yo ya tratamos de completar esta circular, pero por culpa de la nieve y de no llevar material, nos quedamos con las ganas....
Editar
Balcón privilegiado en el Paso de la Escala.
Pero esta vez, sí lo íbamos a completar, pero en sentido inverso. Para la ocasión, vamos a contar con la siempre agradable compañía de Berta. Vamos hasta Torla y dejamos el coche en un parking que hay en el lateral derecho de la carretera, poco antes de llegar al cruce del camping de San Antón. Comenzamos a andar por la carretera sentido Ordesa y al poco de sobrepasar el cruce del camping, a nuestra izquierda, parte una senda muy bien indicada, Bujaruelo (GR) el Cebollar (PR). El sendero bien marcado, nos acerca hasta la confluencia del valle de Ordesa y el valle de Bujaruelo.  A los 30' del comienzo, abandonamos la GR que baja al valle de Bujaruelo  y seguimos las marcas de PR que indican al Cebollar. La senda sube de manera fuerte y, tras 20' más, llegamos al Paso de la Escala, que es un camino horadado en la roca con vistas sobre el barranco de Bujaruelo. Seguimos la marcha y entramos en el barranco de las Comas para luego cruzarlo y ascender por su margen orográfica izquierda, en una sucesión de Zig-zags, recorriendo un bello hayedo hasta llegar al colladito que se encuentra junto al Tozal del Cebollar. Hemos invertido, de manera tranquila, 1 h 50' y hemos saboreado, sin encontrarnos con nadie, toda la belleza del otoño en el entorno de Ordesa.
Queremos coronar el Tozal, pues lo tenemos a tiro y para ello buscamos entre la vegetación los mejores pasos entre roca caliza. Habrá que ayudarse de las manos para salir después, de entre los erizones, hasta la cumbre del Tozal. Importante memorizar por donde hemos subido porque después volveremos al collado y tanto erizón puede llevar a confusión.
El modesto Tozal del Cebollar tiene unas vistas panorámicas increíbles a los valles de Ordesa y de Bujaruelo. Hasta el momento, ¡todo un acierto de excursión!
Caminando hacia la confluencia del valle de Bujaruelo y valle de Ordesa.
Una pequeña parada para disfrutar de las vistas a Ordesa y el valle de Broto.
Balconada hacia la izquierda en el paso de la Escala
Balconada hacia la derecha en el paso de la Escala.
Enfrente, el Tozal del Cebollar.
Cruzando el barranco de las Comas.
Todo el bosque de hayas para nosotros
Buscando el mejor paso
Entre bojes y erizones, muy cerquita de la cumbre.
Valle de Bujaruelo.
Foto de cumbre. Abajo, el valle de Bujaruelo.
Ya de nuevo en el collado, tenemos que seguir la senda, en algunas zonas marcadas, de la PR. Primero remontaremos hacia el S.O. por las lomas el Tozal de las Comas, para después girar a la izquierda y cruzar el barranco a media ladera hasta el collado de la Plana. Por el camino nos hemos encontrado unos ciclistas que hacían la ZZ029 - Ruta del Cebollar. Habían hecho el tramo de pista desde Torla y les quedaba toda la bajada. En enero, no pudimos pasar del collado de las Planas, así que ahora lo que nos queda es todo terreno conocido, al menos para Belén y para mí. Nos acercamos hasta la caseta de Sierra Casas y avanzamos un poco más hasta el saliente, donde hay unas amplias vistas hacia el fondo del valle Ordesa y hacia el valle de Broto. Sí, lo reconozco, fui yo el primero en llegar, con muy poca ventaja, a la punta de Sierra Casas y en ese momento la Webcam del Cebollar me hizo una foto 📷😊,¡ lo siento chicas!. Nos ha costado 3h 40' con paradas y de manera relajada.
Bajando al collado. Al fondo, el pico Fenes. Berta ya le ha echado la 👀
Terreno fácil, pero mola para la galería.
Dejando atrás el Tozal, remontando las laderas herbosas del Tozal de las Comas.
Caminando a media ladera hacia la punta de Sierra Casas y collado de la Plana.
Berta y Belén contemplando el valle de Ordesa.
Vistas hacia el valle de Broto.
Captura en el móvil de la captura de la webcam.
Después de mi momento de gloria, volvemos hasta el Collado de la Plana para empezar a bajar por las laderas herbosas. Aquí la senda no está marcada y el cartel se encuentra derribado, pero debemos descender S. SE. y una vez alcanzado los primeros árboles aparece el rastro de senda que se va abriendo paso entre los erizones. Cruzaremos el barranco de San Antón y alcanzada la pista, continuaremos hasta la cabaña de Artica Fiasta. De aquí el sendero sigue descendiendo, internándose en el bosque en una sucesión de Zig-zags. Sobre los 1150 mts de altitud, abandonaremos las senda y cogeremos otra a la izquierda, que cruza el barranco pasando bajo unos paredones. Encima está la ermita de San Antón. Seguimos bajando y de pronto la senda nos devuelve a la carretera, al mismo punto donde 6 h y 1/2 antes habíamos comenzado a caminar.
Ya cruzado el barranco de San Antón en la parte alta.
"Señora vaca: ¿Nos da permiso para pasar?"
Cogiendo la pista antes de llegar a la borda de Artica Fiasta.
Ahí la tenemos. La borda de Artica Fiasta.
Atrás, la borda. Al fondo, el collado de la Plana. A la derecha, la punta Sierra Casas. De bajada, nos espera el bosque.
La ruta seguida es de Buscando Bucardos apoyados por el Track de la excursión.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Llanos de Urbia

15 de Octubre de 2017
Cuarto y último día por los montes del País Vasco. Para hoy, algo muy tranquilo y relajado, pues luego nos espera el viaje de vuelta a casa.
♪♫ Huntza - Aldapan Gora ♪♫
Sencilla y relajada circular ideal para hacerla en familia, que parte desde el Monasterio de Arantzazu. La ida la haremos por Duru y la vuelta por el camino habitual para volver de nuevo a Arantzazu. Detrás del edificio de exposiciones, serpentea un sendero que va siguiendo unas marcas de GR (Donosti - Arantzazu. Ya la tengo en la lista de pendientes) que nos acerca a las Txabolas de Duru. Nos internaremos en un impresionante bosque, para salir posteriormente a una pista que cogemos de frente, con prados y arbolado en sus laterales, hasta que lleguemos a Eskista con su particular cabaña. A la derecha de ésta, sale una pista que rápidamente se pierde por unos prados, para recorrer, por zona alta, el monte, siguiendo una hilera de piedras en vertical. Llegamos hasta el collado de Iferrutz. Verde, todo es de color verde, menos el cielo, las rocas y los animales. Empezamos a descender por el barranco de Urbia, donde es fácil que pasemos junto a algún rebaño de oveja latxa, hasta llegar a los llanos de Urbia y su Fonda.
Subiendo hacia Duru ya nos encontramos los primeros potros
La senda bien trazada.
Nos introducimos en el bosque.
Las ovejicas a los suyo.
Txabolo de Eskista y junto a éste el desvío a la derecha.
Subiendo por los pastos a lo alto del monte
Más caballos, como éste, de talla sobresaliente.
Seguimos la hilera de piedras en busca del collado de Eferrutz
Bajando por el barranco de Urbia con el Aizkorri, Aketegi y Aitxuri de fondo.
Ovejas latxas haciéndose las muertas.
Ya estamos llegando a los llanos de Urbia.
Los llanos es un sitio especial, donde mayores y niños suben para pasar el día en este bucólico y pastoril lugar. Hay una fonda donde se puede comer, tanto en el interior del local como en las mesas del exterior. Otros, como fue nuestro caso, optamos por subirnos una mantica y tumbarnos a disfrutar del ambiente distendido y campestre. Tras un buen rato, nos tenemos que poner de vuelta hasta Arantzazu. Para ello, realizaremos un último repecho hasta el collado de Elorrola, por medio de un bonito sendero entre dos hileras de arbolado. Pasaremos por la ermita de Urbia y cerca de los dólmenes de Gorostiaran. Desde el collado, ya sólo nos quedará seguir la senda de bajada por un precioso y tupido hayedo, pasando por la fuente de Erroiti, donde mana un agua muy fría de una piedra con un réplica de la virgen de Arantzazu. Bajamos un poco más y llegamos, ya por fin, hasta el Santuario de Arantzazu.
Fonda de Urbia. ¿Qué me decís de tumbaros un ratico?
Ermita de Urbia.
Camino que nos deja en el collado de Elorrola para empezar el descenso.
A la sombra del hayedo.
Con las hojas caídas en el suelo.
Fuente de Erroiti.
Santuario de Arantzazu
Cuatro días con cuatro excursiones por los Montes Vascos que nos ha hecho recordar un viaje pasado, disfrutar del momento presente y mirar con esperanza el futuro.
El track de la ruta: 🚩


lunes, 4 de diciembre de 2017

Txindoki. Circular al Cervino Vasco.

14 de Octubre de 2017
"Al norte del Aralar, se yergue majestuoso e imponente, encumbrado y denso, el peñascal de Larrunarri. Otros lo conocen por el nombre más típico de Txindokí..." Revista Pyrenaica.
El Txindoki desde Iturrene Jatetxea, merendero al que fuimos por la tarde.
La única vez que traté de ascender a esta cumbre, el fuerte viento hizo que me quedase a unos pocos metros de la cumbre. No exagero cuando digo que en el repecho final me tuve que dar la vuelta porque el viento levantaba pequeñas piedrecillas del suelo. Esto fue en el año 2003 y desde luego que no había tanta gente merodeando. Esta vez, un reguero de excursionistas como en procesión se disponían a disfrutar de un magnífico día.
Al llegar a Larraitz, punto de salida de la circular, el parking está a tope de coches. Cambiados para la ocasión, cruzamos la verja a las campas de Larraitz donde las vacas pacen sin inmutarse por nuestra presencia, acostumbradas al discurrir de la gente. Vamos subiendo suavemente por la pista y al poco cogemos una senda que comienza con escalones reforzados con troncos. La senda asciende en diagonal por un fuerte repecho hasta un pinar, ya en las faldas de la montaña. Seguimos caminando hasta llegar a la fuente Oria. No sé para qué hemos llenado las cantimploras si aquí hay agua incluso con pertinaz sequía, a una hora de haber comenzado a andar...  Desde aquí hay gente que asciende por el fondo del barranco hasta el collado de Egurral de manera directa, pero como hace la mayoría, seguimos por el sendero en diagonal, dando la espalda a nuestro objetivo cimero, para volver a cruzar de nuevo por una verja y, por zonas de prados, encararnos al collado pasando cerca de las bordas de Zirigarate Goikoa donde venden queso y sí, tambien hay una fuente. Ya en el collado de Egurral, a 1h 45' del comienzo, se aprecia con claridad la senda con fuerte pendiente por la que tenemos que superar un pequeño farallón rocoso por un tramo algo destrozado por el paso de montañeros, para después hacer una diagonal hacia el N.E. y después coger a la izquierda (Este) el último repecho hasta la cima del Txindoki. Fantásticas vistas desde el que llaman "el Cervino Vasco" y en el que en 2h 15' sin prisas hemos hecho cumbre.
Entrando en el bosque.
Caballos en las bordas Zirigarate Goiko
Y por supuesto, ovejicas de las de pelo, largo llegando al collado de Egurral.
Desde el collado de Egurral. Salvamos el pequeño farallón para después girar al N.E. (derecha)
Rampas inclinadas
Última rampa de Este a Oeste.
Pareja de zagales disfrutando de las vistas al norte. Fotógrafo delatado por la sombra.
Foto de cumbre
Venga! Otra foto de cumbre pero ésta vez con los pelos al viento.
De nuevo, como en el 2003, el viento ha sido nuestro compañero de ascensión, pero esta vez de manera más amable. Comemos alguna cosilla mientras disfrutamos de las estupendas vistas y emprendemos el camino de bajada. Todo el mundo se vuelve por donde ha subido pero encontramos una alternativa para hacer la excursión en circular, que es como a nosotros más nos gusta. Una vez llegados al collado de Egurral, bajaremos hacia nuestra izquierda por el barranco y sin abandonar la senda traspasaremos una valla. El camino se mantiene sin perder altura siguiendo las marcas de la PR-Gi2005, circular algo más larga, pero nosotros las abandonamos y tras haber superado la cascada de Muitze, damos un fuerte quiebro para pasar por su base. Habiendo cruzado el barranco de Urtzabal de nuevo en las laderas del Txindoki, encontramos una cruz que recuerda el fallecimiento de un joven y seguimos la senda entre el bosque cerrado por contínuos zig-zags. Atención a esta zona. Con mucha humedad o hielo, por su orientación, puede resultar peligrosa. Llegamos a una antena de telefonía y siguiendo por una pista, llegamos a los abiertos prados desde los que ya se ve abajo Larraitz, donde llegaremos tras dos horas de marcha desde la cumbre.
Bajando con las montañas de Larraone y Etitzegi.
Grandes extensiones de hierba hacia el Sur.
Al fondo la sierra de Aizkorri.
Bajando hacia el barranco.
La senda bien marcada por el paso del ganado.
Bajamos un poco más para cruzar una valla y después girar a la izquierda debajo de la cascada.
Cruzamos la cascada y el barranco de Urtzabal.
Bajando por el barranco de Urtzabal. Espectacular.
Vista atras de la ladera herbosa que baja a la cascada de Muitze.
Pequeñas cuevas (Salize -Aizpea) en la pared.
Preciosas vistas de bajada.
Otra excursión que no debemos perdernos. La verdad es que el Pais Vasco, con todas esas modestas montañas, enamora. Os dejo el Track de la ruta seguida.